Las partes que pretendan celebrar un contrato internacional deberían considerar los diversos medios alternativos para solucionar controversias sin necesidad de recurrir a los tribunales. En virtud de que ninguna parte quisiera verse en los tribunales de otro país, estos medios, generalmente conocidos como Medios Alternativos de Solución de Controversias (“MASC”), ofrecen un mecanismo neutral y privado para resolver las controversias.

En esta sección encontrará:

  • algunos de los MASC disponibles para las partes que celebren contratos en la región del TLCAN;
  • cláusulas modelo que pueden ser incluidos en los contratos;
  • una descripción de otros aspectos que pueden ser considerados al elaborar una cláusula MASC; y
  • algunos criterios para ayudar en la selección de una institución de MASC.

Los principios señalados aquí deben ser considerados únicamente como elementales. El lector debería considerar la conveniencia de consultar a una de las instituciones identificadas o a cualquier otro experto antes de finalizar los términos del contrato respectivo.

Solución de Controversias del Sector Privado o MASC

Existen diversas formas de MASC. Los dos más comúnmente utilizados son la mediación y el arbitraje, sin embargo, la conciliación también es usada en la Región del TLCAN.

Mediación

La mediación dispone un foro privado y confidencial en el cual, una persona imparcial – el mediador- facilita la comunicación entre las partes con la intención de lograr la solución de una controversia. El mediador actúa como un intermediario respecto de quien cada parte debe sentirse cómoda para discutir su punto de vista sobre la controversia. El mediador pretenderá centrar a las partes en los temas cruciales de la controversia y en los intereses de cada parte para lograr una solución. El mediador puede proponer opciones de solución a consideración de las partes, pero las propuestas del mediador no son vinculantes para ellas.

El mediador puede o no ser un abogado. Es recomendable que él o ella sea alguien en quien ambas partes confíen. La mediación es a menudo conducida sin la participación de abogados que representen a las partes.

Arbitraje

Mientras que la mediación está diseñada para alentar a las partes a encontrar una solución mutuamente aceptable, el arbitraje es un proceso contencioso que resulta en un laudo vinculante para las partes. Dependiendo del acuerdo de las partes en la cláusula arbitral, la decisión puede ser emitida por uno o por tres árbitros.

Las partes generalmente presentan argumentos, testigos y evidencia documental a los árbitros. Las reglas judiciales de procedimiento y prueba usualmente no son aplicables. Las reglas que se siguen en el arbitraje son generalmente muy flexibles.  Frecuentemente los abogados están involucrados en la representación de las partes, pero no siempre es necesario contratar a un abogado. Los árbitros son generalmente abogados, pero también suelen ser personas de negocios u otro tipo de profesionales con conocimientos o aptitudes que pudiesen resultar relevantes para la controversia.

La mayoría de los laudos arbitrales son cumplidos voluntariamente por la parte perdedora. Sin embargo, si la parte perdedora no cumple voluntariamente con el laudo emitido por los árbitros, éste puede ser ejecutado por los tribunales locales con jurisdicción sobre la parte perdedora. Canadá, éxico y los Estados Unidos son partes de varios tratados internacionales que requieren que sus tribunales ejecuten los laudos arbitrales, salvo en ocasiones excepcionales (tales como en casos de fraude y corrupción). Por consiguiente, a diferencia de una decisión judicial, existen muy pocos supuestos para apelar un laudo arbitral adverso.